Ir al contenido principal

RELACIONES PÚBLICAS, HACER QUE LO INVISIBLE SE REVELE


Gestionar lo intangible parece ser un desafío ineludible para un Relacionista Público, medir por ejemplo el valor que tiene una identidad bien definida, la confianza de una marca, los proyectos a futuro, el potencial de un equipo de trabajo comprometido y con objetivos claros; valores que hablan de una singularidad que incide sustancialmente en el plano social y empresarial.
Hemos descubierto un valor más allá de lo que podemos ver a simple vista y eso es alentador porque quiénes ejercemos las Relaciones Públicas ayudamos a las organizaciones a construir manifestaciones a las que el escenario social les otorga valor.

Lo intangible, aquello invisible aunque no ajeno al alcance de los sentidos, se pone de manifiesto y a mi criterio constituye un elemento esencial de desarrollo para nuestra actividad.

En este plano, la función de un Relacionista Público o un Profesional de la Comunicación desempeña un papel fundamental en la toma de conciencia sobre el rol central de la percepción dentro de un programa de Relaciones Públicas o Comunicación.
Sabemos que para comunicar eficazmente es necesario que un mensaje sea interpretado por el receptor de la forma prevista por quien emite. En esta asignación de significado se involucra la percepción que organiza y da significado a las sensaciones frente a determinado estimulo. Y viene entonces la pregunta: ¿a qué le damos valor en el universo de la percepción en lo que respecta a programas de comunicación?


Todas las organizaciones quieren ser relevantes para sus públicos de modo que para ello necesitan generar empatía además de comunicados y en este punto no parece que se pierda nada si intentamos salir del propio mundo para entrar en el mundo de quiénes nos queremos comunicar, no esta de más recordar en este punto que Comunicar bien es sinónimo de relacionarse bien.
Si pensamos que una relación se crea desde un punto de vista de la percepción y desde otro punto de vista que es el lenguaje podríamos decir aventuradamente que quién no se comunica no se relaciona. Ahora hay que hacer una diferenciación en lo que es comunicarse y emitir mensajes.


Doy fe que muchas de las organizaciones y empresas que hay en el mercado emiten mensajes a diario y hacen sus deberes respecto a prensa y difusión pero ¿se comunican?
Pensemos en lo que se percibe de los mensajes contradictorios, por ejemplo una empresa que en su newsletter nos informa lo importante que somos como clientes y cuando los llamamos para una consulta o reclamo nadie nos presta atención como si no hubiera realmente un interés genuino de querer relacionarse o comunicarse con nosotros. Es decir, masivamente comunican tal cualidad como valor pero en el momento de respaldar ese mensaje con la práctica nos damos cuenta de un engaño al que nuestra percepción le asignará un lugar durante mucho tiempo en nuestro microuniverso de percepciones.

Los mercados se vuelven más sensibles, producto quizás de la mayor información de la gente, hoy por ejemplo nos cuesta creer en las empresas que masivamente buscan complicidades con el cliente por el camino del halago y la seducción y luego de manera personal nos dan vuelta la cara.
Esta dualidad hace que se descrea y se pierda la confianza porque el consumidor hoy no da valor a este tipo de comunicación sino a la relación que esa empresa pueda ser capaz de crear; abriéndose entonces la brecha entre las empresas inteligentes de las que no los son. Las primeras gestionando lo intangible y estableciendo alianzas basadas en el mutuo y tácito reconocimiento y las segundas solo generando comunicados.


Posiblemente este concepto de empresas inteligentes escape algo de las Relaciones Públicas, tal vez, pero es muy interesante, que nosotros podamos de ahora en adelante gestionar desde esta perspectiva las relaciones con los distintos individuos, empresas o sectores con los que se relaciona una organización.

La empresa con alto valor se caracteriza en su plano comunicacional por su análisis exhaustivo y su posibilidad de crear y recrear sus comunicaciones de acuerdo a su esencia y la percepción de quiénes son eje central de sus actividades; los clientes.
Este tipo de organizaciones no solo emite comunicados sino que crea relaciones a partir de las cuales da contexto a su comunicación y no al revés.
Un programa de comunicación de una empresa inteligente debe comprometerla a desarrollar y mantener los vínculos, vigilando las actitudes que bajo la mirada de los otros se perciben y se plasman conformando la imagen que esa organización proyecta en el mercado.

Hoy no es posible hablar de comunicación sin relación que nutra a esos comunicados de sentido, es tarde también para concebir la imagen de una compañía solamente desde un cartel publicitario pero estamos a tiempo de pensar en otras maneras de gestionar los intangibles de las organizaciones, porque no es cuestión de aparentar ser sino de hacer que lo invisible se revele. Ese es un desafío y ojalá sea el nuestro…

Comentarios

  1. Realmente estoy de acuerdo con su postura. Considero que en los ultimos 10 años se ha producido un giro en el managment empresarial que prima la gestión de los activos intangibles de una empresa como política esencial de la construcción de una identidad sólida.
    El valor de una empresa no esta en lo que vende sino en su identidad corporativa, ligada al potenciamiento de dichos activos, tan imprescindibles y vitales en toda organización.
    Tassara, Juan Hernán. Actualmente estoy realizando mi tesis de grado de la Lic. en Comunicación Social orientación planificación(UNLP) sobre "El valor de los intangibles: su medición y gestión"
    Le agradecería si me enviara material relacionado para el desarrollo de mi trabajo (tassarajh@gmail.com)
    Gracias

    ResponderBorrar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderBorrar
  3. Juan:
    Muchas Gracias por tu comentario.
    Hay un artículo muy interesante que te puedo recomendar. Lo encontrás en:
    www.rrppnet.com.ar/comunicaciondeintangibles.pdf
    Saludos,
    Natalia

    ResponderBorrar
  4. Anónimo11:32 a.m.

    Hola Natalia, muy interesante y cierto tu artículo, yo tengo un claro ejemplo de una situación en donde pude notar el desinterés por el consumidor. Constamente recibo newsletters y publicidades de una reconocida cadena de cines, y hace algunas semanas mandé un mail solicitando una visita guiada o algún tipo de comunicación con su empresa para realizar un tp para la facultad, y bueno, todavía sigo esperando una respuesta..
    Saludos
    Julieta

    ResponderBorrar
  5. Hacia mucho que no leía una nota de RRPP tan compacta y certera. Sinceras felicitaciones.
    Guillermo Pedrotti
    publicometa.fullblog.com.ar

    ResponderBorrar
  6. Julieta:
    Asi parece ser cuanto más grande la empresa más se distinguen esas políticas de "cierre de oidos" ante los reclamos y quejas.
    Guillermo:
    Gracias por tu comentario y por tu aporte a las Relaciones Públicas.

    ResponderBorrar
  7. Anónimo11:08 a.m.

    Natalia: muchas gracias por el link que me enviaste. Me resulta de mucho interés para msi estudios.
    saludos

    ResponderBorrar
  8. Anónimo1:42 p.m.

    Natalia:
    Coincido plenamente con tu postura. Actualmente me desempeño en el área de relaciones institucionales de un conocido estudio jurídico y es un esfuerzo cotidiano el comunicarse realmente con nuestros clientes y prospects. No es solo el envío de un newsletter trimestral con novedades del Estudio sino también el hecho de saludarlos para su cumpleaños o aniversario, acompañarlos en momentos importantes de sus vidas y tratar de estar siempre un paso más adelante para satisfacer sus necesiades.
    Creo que un buen ejercicio que todo comunicador/relacionista público debería realizar al momento de plantear un plan de comunicaciones es situarse como clientes. De esta manera podríamos considerar todas aquellas acciones que deberíamos incluir para realmente generar un vínculo significativo con nuestros clientes, desde una atención amable al teléfono hasta responderles una duda o atender una crítica o reclamo.

    ResponderBorrar
  9. Hoy agradezco a Dios haber puesto su blog en mi camino. Soy comunicadora social y tengo 5 años en el área de Relaciones Públicas en una empresa de Estado. Muy interesante este artículo,lo voy a comentar con mis colegas. Coincido con su afirmación de que es necesario distinguir entre comunicarse y emitir mensajes. Por lo general, en la empresa se gestiona su imagen sólo con notas de prensa, uno que otro aviso, pero las campañas son inexistentes. No hay estrategia. Deberíamos asumir el reto. Espero aprovechar sus contenidos, como profesional nos ofrece teorías interesantes para la reflexión.

    ResponderBorrar
  10. Anónimo11:24 a.m.

    La felicito por tan excelente trabajo.Soy Comunicadora Social mención Relaciones Públicas y laboro en un empresa del estado, aunque cuidamos la imagen de la empresa, no poseemos estrategias como tal. Esta información es muy valiosa para poner en practica.

    ResponderBorrar
  11. Muy interesante este punto de vista generado por un "insider" de las RRPP. Me llama la atencias muchas coincidencias con un post que redacte hace poco en mi blog, pero visto todo desde el punto de vista de un periodista de tecnología --yo-- y su trato con los PR. Aunque se trata de un caso más específico, al referirse a la situación d elos medios especializados , los clientes y las agencias de PR, y tu post está más dirigido al triangulo cliente, agencia de PR, consumidor, si se rescata la misma idea. cuando dices que no puedes cimentar una relación en sólo comunicados, y das el ejemplo de que puedes bombardear al cliente con mensajes de que te importa, pero cuando llama no lo antiendes, será muy dificil de convencerlo de eso, es la misma situación que ha pasado con los vendedores de tecnología y los medios.

    Me gustaría leyeras el post "PR 2.0:un Robin Hood perverso" y me deharas tus comentarios al respecto para seguir una discusión que ha estado siendo muy enriquecedora, y que estoy seguro, harás aún mejor con tu contribución


    http://www.hablandodeti.com/blog/2009/07/pr-2-0-un-robin-hood-perverso/

    ResponderBorrar
  12. Alcides León (Aleón en Venezuela).
    Leí tu blog y el post que me recomiendas. Es complejo el asunto y si tendriamos que ponerle un títular a la cuestión, yo usaria "Vale más, ser que parecer".
    Es como en todas las profesiones, hay buenos y malos profesionales. No todo es lo mismo y hay gente que trabaja correctamente y con principios, por eso me apena que tengas tan mala imagen de los PR. Lamento que tu experiencia no fuera buena con algunos colegas, pero de corazón te digo que las Relaciones Públicas son una profesión maravillosa que requiere mucha seriedad, conocimiento y sensibilidad en su práctica diaria. De todas maneras, quién no sabe como se trabaja y quién no comprende el objetivo, solo se queda en el camino y va cerrando las puertas para posibles relaciones futuras. Por suerte, ya nadie cree cualquier cosa y el mantenernos informados nos ayuda a distinguir, distinguiendo nos protegemos y creamos las bases para que las cosas sean mejor.
    Gracias por escribir y a tu disposición para cualquier intercambio. Natalia

    ResponderBorrar
  13. Hola Natalia, gracias por leerme.
    La verdad no tengo mala imagen de los PR, muchos de ellos son grandes amigos y escelentes profesionales, lo que si ha ocurrido en muchos casos es que los clientes han obligado a las RRPP a rellenar el huecop dejado por los fondos que teriraron del presupuesto de publicidad.

    La mayoría de los comentarios al post que he recibido en privado son de PR agradeciendo el post ya que les servirá para mostrarle a sus clientes una realidad contra la que luchan a diario.

    Ahora bien, estoy muy de acuerdo contigo de que transmitir mensajes no implica necesariamente comunicarse, y estoy consciente de que en eso es fundamental el trabajo de un buen relacionista. Pero una relación con un medio --que ya no con un periodista-- conlleva otros parámetros, incluyendo --pero no restringiéndose-- a la publicidad, la comunicación constante y ante todo el respeto por el publico que lee/ve/oye el medio.

    Te felicito por tu post, ya que nos permite a los que nunca hemos estado de ese lado, comprender mejor el trabajo d elos relacionistas.

    ResponderBorrar
  14. Jenny y Mariana.
    Apreciadas Colegas, agradezco mucho su comentario en el blog.
    Mariana, destaco lo que dices de GENERAR UN VINCULO SIGNIFICATIVO y PONERNOS EN EL LUGAR DEL OTRO.
    Yo creo que son dos elementos indispensables.
    Jenny: Asumir el reto, es lo mejor que cada uno podemos hacer y desde luego animarnos a más y convencer a nuestros jefes que nos dejen ir por más en materia de comunicación.
    Un abrazo a ambas y gracias por sus aportes.
    Natalia

    ResponderBorrar
  15. Hola Natalia! te escribo desde Caracas-Venezuela, estoy haciendo mi tesis para graduarme de TSU en RRPP.
    Realmente es una gran satisfacción ver que la lucha por el rescate de la comunicación humanista en las relaciones organización-públicos, sigue siendo una sola voz.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo y creo firmemente en que esa es una de nuestras grandes misiones como relacionistas pues como lo diría uno de mis mentores en la universidad: somos los "terapistas de pareja de la comunicación".
    En la medida en que vayamos más allá y que manifestemos ese interés, mayor índice de binestar tendremos y no solo en la organización sino en todos los aspectos de nuestra vida.
    Un gran abrazo de admiración!!!
    Guadalupe

    ResponderBorrar
  16. Anónimo8:37 p.m.

    Natalia mañana rindo Intro a las Relaciones Públicas con este articulo que lo elegí entre varios; me parece tan acertado a los tiempos que vivimos y al actuar inconsciente de tantas empresas que no entienden el verdadero sentido de la comunicación actual.... confió en que me va a ir bien y te felicito por la nota ...ah y gracias!!!!

    ResponderBorrar
  17. SALUDOS DESDE MEXICO NATALIA, INTERESANTE TU TRABAJO.

    ESTOY POR REALIZAR UN ARTICULO SOBRE LA IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES PUBLICAS, POR FAVOR DIME COMO TE PUEDO CONTACTAR.

    LUZ ESCUTIA

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Luz:
      Podes escribirme a nmartini@rrppnet.com.ar
      Abrazo,

      Borrar
    2. Buenas-soy relacionista público de una entidad del Estado Costarricense ,profesor universitario-he leído muchos comentarios realizados por su persona que me han ayudado para mi trabajo y con mis estudiantes-me parece que usted es una gran ayuda para la imagen de nuestra disciplina.
      Mi gran aprecio
      Mariano Zúñiga
      Costa Rica.

      Borrar
  18. Olvide te dejo mi direccion de correo luz_escutia@yahoo.com.mx

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión en el blog, será revisada y publicada a la brevedad.

Entradas más populares de este blog

LOS POLITICOS, EL USO DE LOS MEDIOS Y LAS FIGURAS POPULARES

La pose y el humor no son suficientes para construir un candidato, mucho menos para gobernar.
Es la eterna paradoja de cantidad vs calidad. El equilibrio tan ausente en la conquista del electorado, se hace visible cuando los políticos quieren incrementar la popularidad pero sin proponer nada más que la construcción de una historia que ofrece el marco adecuado para que el nombre se repita constantemente en los medios. La banalización de la política es algo que nos sucede como sociedad y cada vez se profundiza más, con el riesgo que conlleva que esperemos todo el tiempo que los políticos nos diviertan. La asignación de valor respecto a las virtudes que debería tener un político, van modificándose en el tiempo y de acuerdo al contexto, pero hay algo que no cambia y es que para los ciudadanos es importante que un político tenga el suficiente equilibrio interno para destacar las cuestiones serias sobre las frívolas, las cosas útiles sobre lo que no significa nada, lo virtuoso de lo mediocre,…

IMAGEN POLÍTICA: Lo que "SE ES", lo que "SE VE"...

La cultura de los medios de comunicación hace que la imagen de los candidatos sea uno de los factores más importantes de la planificación estratégica en la comunicación política. A mi modo de ver, es importante la imagen no más que las ideas, con esto quiero decir que si bien una imagen transmite mucho, el fuerte de un candidato está en las ideas y las propuestas que sustentan en gran medida a esa imagen.
Para decidir a quién votar el electorado debe estar informado y poder entonces reflexionar y elegir un candidato y una propuesta. Cuando lo mediático debilita el debate sobre ideas y programas y pone énfasis en otras consideraciones superfluas se pone en jaque la democracia y la imagen del candidato en el largo plazo.
La exposición de los candidatos en los medios es cada vez mayor y parece ser que en este torbellino mediático al que estamos expuestos es fácil que se le asigne a la imagen personal más poder que a la propuesta.
Todas las personas intencionalmente o no proyectamos una ima…